NOVEDADES

Nuestros proyectos y nuestros productos: las novedades

Fiesta de despedida para los internos de verano: cruzar la línea de meta con mucha fuerza de voluntad

LEITNER ropeways, PRINOTH y DEMACLENKO organizaron una fiesta de despedida para la grupo de internos de verano de este año. Entre sus invitados estaba el ex-esquiador alpino Werner Heel

Veinte años de esquiando en la Copa del Mundo, 204 carreras de la Copa del Mundo, diez podios, tres victorias: Heel, que viene del valle de Passeiertal, recuerda una larga y memorable carrera. La semana pasada, relató sus notables experiencias para los internos del Grupo.

Anton Seeber, el CEO del Grupo, dio la bienvenida a los internos de este año en su fiesta de despedida con las siguientes palabras: "Durante los últimos meses, han experimentado cómo podría ser su vida laboral en un futuro próximo. Gracias por buscar y aprovechar la oportunidad". 62 jóvenes (estudiantes de secundaria de todas las disciplinas, estudiantes de escuelas profesionales y técnicas, estudiantes universitarios) realizaron cada uno una estada de verano en una de las empresas del Grupo: LEITNER ropeways, PRINOTH, LEITWIND y DEMACLENKO. Werner Heel se unió a su fiesta de despedida como invitado de honor. Los estudiantes quedaron impresionados con su discurso, durante el cual se llamó a sí mismo "probador de productos" para el grupo de empresas: después de todo, sus teleféricos, máquinas pisanieves y sistemas de fabricación de nieve aseguran que los corredores de esquí disfruten de excelentes condiciones en cada estación de esquí que visitan.

Emocionante conclusión

El atrevido ex esquiador, que ahora tiene 37 años, dijo a los estudiantes que siguieran poniéndose de pie y que continuaran luchando incluso cuando la vida los derribara. "Traten de mirar hacia adelante, hacerse cargo de las cosas, estén abiertos a nuevas experiencias y piensen siempre positivamente." Heel les dijo que él también perdió su camino cuando era adolescente. A la edad de 15 años, de repente decidió que quería ser mecánico de bicicletas. Sus padres le convencieron finalmente de su talento para el esquí, y fue entonces cuando su carrera despegó gradualmente, gracias a su indomable fuerza de voluntad y a una pizca de buena suerte.

La fiesta de despedida fue un emocionante final para el programa de verano de los internos, durante el cual se pusieron a trabajar en los talleres y oficinas de Vipiteno, Bolzano, Chiusa y Selva Gardena. Después del evento, disfrutaron de una charla informal con el famoso atleta del Tirol del Sur.