"Con el teleférico, volábamos sobre los techos de Sarajevo cuando éramos pequeños"

Zehra Druskić, de Sarajevo (Bosnia), nos cuenta sus recuerdos de la infancia

Un teleférico histórico

El 6 de abril de 2018, Sarajevo celebró el regreso de todo un monumento: con la apertura del nuevo teleférico, la ciudad dejó atrás uno de sus capítulos más oscuros y a la vez recobró el acceso al monte que la circunda. La construcción del nuevo sistema fue de particular importancia para los habitantes de Sarajevo porque les permitió recobrar uno de los símbolos de la ciudad destruidos en la guerra de Bosnia. Para Zehra, el nuevo teleférico también es muy significativo, ya que le permitirá volver a subir cómodamente al popular monte Trebević y así recordar maravillosos momentos de su infancia. En el tercer vídeo de la serie narrativa «We move…», Zehra se sumerge en sus recuerdos de la infancia y describe de forma muy personal sus sentimientos durante el viaje en el histórico teleférico.

Cita

Zehra Druskic foto

"Desde que el teleférico volvió a funcionar, puedo sentir las mismas emociones de cuando era pequeña."
 

- Zehra Druskić, empleada de la embajada italiana en Sarajevo (Bosnia)

Estrecha vinculación con su ciudad natal

Zehra Druskic Sarajevo Bosnia

Zehra Druskić nació en Sarajevo y nunca se ha ido de su ciudad natal, donde completó su formación en la Facultad de Filosofía local. Cuenta que durante su juventud aprendió a sobrevivir: tuvo que superar los difíciles años de la guerra, algo que le enseñó una gran lección de vida. A pesar de estas experiencias, nunca abandonó su ciudad natal, donde ahora vive felizmente junto a su marido y sus dos hijos. Zehra trabaja en la embajada de Italia en Sarajevo desde 1997.

Para ella, la capital bosnia es muy especial: está rodeada de colinas y montañas, que son lugares de ocio muy populares para los lugareños. El mejor lugar para ir de excursión es el monte Trebević. Zehra subía a él de pequeña, en el viejo teleférico de 1959, que ganó fama mundial con los Juegos Olímpicos de 1984: al estar situado en las inmediaciones de la pista de bobsleigh, desde él se tenían unas excelentes vistas de toda la acción. El teleférico fue destruido durante la guerra que asoló el país entre 1992 y 1995, lo que puso fin a las excursiones de ocio a Trebević.

Hoy, Zehra puede volver a disfrutar de los trayectos en el nuevo teleférico y de las vistas de su ciudad: «Hay un momento en la vida en el que tienes que decidir si quieres quedarte en tu lugar de origen o irte. Cuando miro a mi alrededor y veo la ciudad, sé que tomé la decisión correcta».

Comparte esta historia