"Me siento muy honrado de tener esta tarea"

El técnico electrónico Thomas Gschnitzer habla sobre el punto culminante de su carrera hasta ahora en la montaña Klein Matterhorn

El electrotécnico Thomas Gschnitzer nos cuenta cómo es su trabajo

¿Qué se siente al participar en la construcción del elevador de góndola 3S más alto del mundo en el Klein Matterhorn? El electrotécnico de LEITNER ropeways, Thomas Gschnitzer, describe esta emoción en la primera parte de la serie de vídeos «We move...». «Cuando un proyecto como este se acaba, es una gran sensación de logro y satisfacción ver el teleférico en acción transportando a los pasajeros». La puesta en marcha del elevador de góndola 3S Matterhorn glacier ride en el Klein Matterhorn en 2018 fue un punto culminante de su carrera hasta la fecha.

Cita

«Los gestos de asombro y agradecimiento de los operadores ferroviarios tras la finalización de un proyecto complejo son una gran recompensa por todos los esfuerzos».
 

- Thomas Gschnitzer, 34 años, electrotécnico de LEITNER ropeways

Ambición, determinación, espíritu de equipo

El técnico electricista e informático lleva trabajando en LEITNER ropeways 15 años. Comenzó con la producción de armarios de distribución realizando, p. ej., el cableado, y después de especializarse en los ámbitos de la programación y puesta en marcha de sistemas complejos, se ocupó de la conexión eléctrica del 3S Eisgratbahn en el glaciar Stubai y del Matterhorn glacier ride en el Klein Matterhorn.

Para Thomas, los mayores desafíos en su trabajo son la gran responsabilidad, el montaje de complicados sistemas de automatización y el cumplimiento de los plazos para la fecha de apertura. «En mi trabajo hay que tener ambición, habilidades sociales, determinación, espíritu de equipo y ser capaz de lidiar con el estrés», afirma Gschnitzer.

Se ve que es un técnico apasionado por los teleféricos al describir la puesta en marcha del elevador de góndola 3S en el Klein Matterhorn como el punto culminante de su carrera. El trabajo de Thomas es muy variado, algo que queda claro por los diferentes lugares en los que ha desempeñado su labor: después de trabajar el año pasado en el glaciar de Zermatt, a casi 4000 m de altitud, actualmente está trabajando en un teleférico ya existente en Barcelona, en plena costa. De esta manera, este técnico natural de Vipiteno también conoce constantemente nuevos países y culturas.

Comparte esta historia